Lun - Vie 09:00-18:00 hrs (55) 1107 81 32, (55) 5523 91 54, (55) 7589 88 12
contacto@eficacia.mx

Tercera ola de Covid-19 en México: Llegaría en septiembre para poner en jaque a los negocios

Eficacia MX > Empresarial > Tercera ola de Covid-19 en México: Llegaría en septiembre para poner en jaque a los negocios

Esta premisa ha sido dictada por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, la cual indica que esta nueva ola podría llegar en septiembre próximo a México.

Luego de que en México las cosas alrededor de la pandemia parecían haber cedido cuando menos en función del semáforo epidemiológico, lo cierto es que ahora una nueva investigación alerta que el país podría experimentar una tercera ola de Covid-19, lo que de manera natural tendrá un efecto negativo en el desarrollo de los negocios que, luego de poco más de un año, apenas están viviendo un momento de recuperación.

Esta premisa ha sido dictada por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, la cual indica que esta nueva ola podría llegar en septiembre próximo a México.

Las cifras

Según las estimaciones se espera que las cifras de decesos se mantenga estable hasta agosto, pero a finales de ese mes se dispararían, en el peor escenario, a 388 muertes por día.

De esta manera, hacia mediados de septiembre se preve que la cantidad de fallecimientos se podría incrementar hasta llegar a los mil 043 muertes por día. Por ahora, la actual estimación se ubica en 173 decesos por día; y en un escenario donde el uso del cubrebocas es constante, sólo se registrarían 73 muertes.

El peor punto de la pandemia en esta esperada tercera ola llegaría a finales de septiembre con un total de mil 272 decesos al día.

Estas estimaciones llegan en un momento en el que de los 32 estados del país, 16 se encuentran desde este lunes en bajo riesgo (semáforo verde) y ocho entidades en amarillo (riesgo medio) entre ellas Ciudad de México, que solo duró dos semanas en verde. Adicional, cinco estados más están en naranja (riesgo alto) y ninguna en rojo (máximo riesgo).

Con este escenario de contexto, tenemos que hasta ahora (cifras actualizadas al domingo 20 de junio) México acumula 231 mil 187 decesos por la COVID-19.

Golpe para la economía

Aunque es cierto que la mayoría de las actividades economías han regresado y algunas de ellas ya operan con cierta normalidad, una tercera ola podría llevar a más entidades a sumarse a semáforo naranja, lo que supondría, sin duda, una nueva ola podría dañar aún más el rendimiento de una economía que aunque se recupera lo hace a paso lento.

Luego de un año especialmente complejo en el que las expectativas de crecimiento simplemente fueron a la baja y una vez transcurrido el primer trimestre del año, las estimaciones de crecimiento para la economía parecen dar una mejor cara.

De esta manera, las perspectivas sobre la recuperación económica en México van de un reservado 3.5 por ciento para este año, según HSBC, hasta un 6 por ciento de acuerdo con estimaciones de JP Morgan.

El estimado promedio podría estar en el 5 por ciento, y la realidad es que para los líderes de mercadotecnia en las grandes empresas esto es un aliciente.

Lo que el semáforo significa

Los cambios en el color del semáforo se han convertido en algo más que una simple medida para determinar el avance de la pandemia.

En realidad se ha traducido en un voto de confianza entre negocios y clientes que tendrá que aprovecharse de la mejor manera.

Los negocios de la CDMX gana un voto de confianza de cara al consumidor, mismo que en repetidas ocasiones y a pesar de decirse ansioso de regresar a la “nueva normalidad” también se han mostrado temerosos a regresar a ciertos recintos o espacios comerciales.

Cuando menos así lo dejó ver una encuesta rápida realizada por el equipo de Merca2.0, la cual reveló que a pesar de estas medidas, el 62.47 por ciento de los participantes afirma que no visitará centros comerciales en esta nueva etapa de reapertura.

Entre las medidas impuestas llamó la atención el horario de 24 horas que promete reducir la afluencia de personas en horas tradicionales de venta.

Lo cierto es que aunque dicho formato podría beneficiar a los puntos de venta, lo cierto es que el 62.13 por ciento de los encuestados asegura que no asistiría a una tienda departamental después de las 9 de la noche.

Estas cifras dejan en claro el nuevo desafío que enfrentan cuando menos los centros comerciales y tiendas departamentales en donde será crucial comunicar con claridad las garantías de seguridad que ofrecerán al consumidor.

FUENTE: Merca 2.0

Leave a Reply