Lun - Vie 09:00-18:00 hrs (55) 1107 81 32, (55) 5523 91 54, (55) 7589 88 12
contacto@eficacia.mx

Declaración anual: único chance de que el Fisco reconozca tu condición humana

Eficacia MX > Fiscal > Declaración anual: único chance de que el Fisco reconozca tu condición humana

Los impuestos tienen como fundamento primigenio que quien genera ingresos o tiene signos de riqueza aporte su contribución al gasto de la sociedad en la que vive, ello a través de la gestión tributaria del Estado.

De esta manera quienes realizan una actividad productiva tienen la obligación de contribuir pero también el derecho a que el Fisco grave esa actividad en forma proporcional. Si se trata de impuestos al ingreso, se permite, de manera general, que se resten o deduzcan de los ingresos obtenidos por la propia actividad, los gastos que fueron necesarios para generarlos, y que se deprecien (deducción periódica) las inversiones.

Sin embargo quien genera todos estos ingresos que permiten el sostenimiento del Estado y su gobierno, a través del pago de impuestos, es, en última instancia, la persona humana.

Pues bien, los seres humanos somos vulnerables y para poder realizar una actividad económica, necesitamos estar sanos física y mentalmente, pagar nuestra vivienda y las colegiaturas de nuestros hijos e hijas, así como formar un fondo para nuestro retiro, pues de manera análoga a una maquinaria que se deprecia, tenemos también una “fecha de caducidad”, en que o morunos o nuestro rendimiento productivo decrece notablemente.

Si bien no todos los gastos que requiere erogar la persona humana para su supervivencia son deducibles, lo cierto es que la declaración anual de las personas físicas ( cuyo plazo de presentación vence el 31 de mayo por el mes de prórroga que este año otorgó el SAT), se constituye en la única oportunidad para que podamos restar de nuestros ingresos, para efectos del pago de los impuestos, los gastos que hicimos para preservar nuestra integridad como personas.

De ahí que presentar una declaración anual es más un derecho que una obligación; pues durante todo el año hemos cubierto pagos provisionales a cuenta del impuesto sobre la renta que estamos obligados a pagar, por lo que presentando la declaración anual tendremos derecho a la devolución del saldo que se genere a nuestro favor.

Si bien, como regla general solo las personas físicas que obtengan ingresos anuales superiores a 400 mil pesos obligadas a presentar declaración anual; lo cierto es que si tuviste gastos médicos, dentales, psicólogos o de nutriólogo, así como gastos funerarioshospitalarios, y de enfermeríaanteojostanques de oxígeno, prótesis para rehabilitación; o si pagaste intereses por un crédito hipotecario, o hiciste aportaciones voluntarias extras a tu afore, o pagaste colegiaturas de tus hijas e hijos, entre otros gastos, puedes restarlos (algunos total otros parcialmente) de tus ingresos al presentar tu declaración anual, siempre que los hayas pagado con cheque, tarjeta o transferencia bancaria y se te haya expedido el CFDI respectivo.

Lo más seguro es que la declaración anual de estos gastos, dé lugar a que el SAT te devuelva alguna cantidad por tener un saldo a favor, por impuestos pagados de más.

Por desgracia desde el año 2014 (con un gobierno “neoliberal”) se estableció un límite o tope general para estas deducciones de la persona humana. Un límite equivalente a 5 UMAs anuales, algo así como 163 mil pesos, o el 15% de tu salario, lo que ocurra primero.

Este límite es profundamente regresivo pues afecta más a quienes menos ingresos perciben, por ejemplo si solo tuviste 200 mil pesos de ingresos al año, tan sólo podrás deducir por los gastos mencionados hasta 24 mil pesos, en cambio si ganaste más de un millón de pesos fácilmente puedes deducir hasta 150 mil o más hasta llegar al referido tope de 5 UMAS elevadas al año.

Esta regresividad del Impuesto fue impugnada por PRODECON ante la SCJN, pero el máximo tribunal no fue sensible a lo delicado del caso.

La regresividad del tope de las deducciones personales, son de las disposiciones que uno esperaría que se cambiaran cuando llega al poder un gobierno de izquierda. Es decir, no basta con el discurso solidario con los menos favorecidos, debiera empezarse por hacer un cambio efectivo y profundo al menos en nuestra legislación fiscal.

FUENTE: MVS Noticias

Leave a Reply