Lun - Vie 09:00-18:00 hrs (55) 1107 81 32, (55) 5523 91 54, (55) 7589 88 12
contacto@eficacia.mx

Migrantes mexicanos en EU son más rentables para el país que Pemex y CFE

Eficacia MX > Blog > Migrantes mexicanos en EU son más rentables para el país que Pemex y CFE

Las empresas del Estado y los migrantes son contradicciones que caracterizan a la economía mexicana.

Si los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos fueran una empresa, serían la compañía más rentable del país, muy superior a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Desde luego que nada tiene que ver una actividad con otra. Sin embargo, la “rentabilidad” de los migrantes mexicanos es de tal magnitud, que para la economía mexicana se ha convertido en el gran motor para muchas regiones del país, a diferencia de las dos empresas productivas del estado, que de estar consideradas al inicio del sexenio como las palancas que impulsarían el desarrollo del país, están convertidas en un lastre para el desarrollo económico.

Con sus remesas, migrantes pagarían 2.69 veces las pérdidas de Pemex y CFE

El pasado lunes se informó que, durante el primer trimestre del año, las remesas que enviaron los migrantes mexicanos al país, preponderantemente desde Estados unidos, totalizaron la cantidad de 10 mil 623 millones de dólares, un incremento de 13.04 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Sólo en marzo se recibieron 4 mil 151 millones de dólares, el mejor mes desde que se tienen registros.

Así, en el primer período trimestral de este año, el monto en pesos de las remesas rondaría los 196 mil 525.5 millones de pesos, considerando un tipo de cambio sumamente “castigado” de 18.5 pesos por dólar, considerando que los receptores de divisas justamente lo que hacen es eso, “encajarle” el diente a las remesas de nuestros paisanos mediante el tipo de cambio.

En contraste, las dos empresas productivas del estado tuvieron otro trimestre para el olvido. En el caso de Pemex, las pérdidas registradas fueron de 37 mil 358 millones de pesos; la CFE por su parte, reportó pérdidas, o como dirían antaño, “un beneficio negativo”, por 35 mil 6060 millones de pesos.

La suma de las pérdidas de las dos empresas íconos del sector energético mexicano y del país, fue de 72 mil 964 millones de pesos. Lo anterior significa que, con las ganancias generadas por los migrantes mexicanos en el exterior, se podrían pagar 2.69 veces las pérdidas que registraron estas compañías.

Visto de otra manera, con los beneficios generados por nuestros paisanos allende las fronteras, se podrían pagar las pérdidas de Pemex y CFE, y sobrarían 123 mil 561 millones de pesos para inyectarles a ambas empresas, aunque eso significaría seguir echando dinero bueno al malo.

La gran paradoja

Lo paradójico del asunto es que, mientras los migrantes nacionales se fueron a otro país por la falta de oportunidades en el suyo, y tanto los gobiernos de otras épocas como de la actual no gastan prácticamente nada en ellos y en sus familias, las empresas del sector energético reciben miles de millones de dólares y pesos para no cerrar sus puertas. En los hechos son compañías que cuando menos se ubicarían en la figura de quiebra técnica, si no fuera por el apoyo del estado.

Apenas hace unos días la calificadora de valores Moody´s Investor Services, ubicó a Pemex como la mayor fuente de riesgo potencial para la economía mexicana. La calificadora señaló que sólo este año Pemex requerirá alrededor de 15 mil millones de dólares para mantenerse a flote, cifra que, al ser multiplicada por un tipo de cambio promedio de 20 pesos, nos lleva a la astronómica cantidad de 300 mil millones de pesos.

Esto significa que Pemex recibirá en el año más de una tercera parte, aproximadamente 36.58 por ciento, de los flujos potenciales convertidos a pesos de las remesas que mandarán los migrantes en todo este año.

Por un lado, tenemos dos empresas que requieren constantes apoyos financieros, que están excesivamente endeudadas, sobre todo Pemex, cuya deuda se habría incrementado a 113 mil millones de dólares en el primer trimestre del año. Por otro lado, tenemos a millones de mexicanos que tuvieron que emigrar de México por falta de empleo, de oportunidades laborales; una vez fuera de México, se han convertido en una fuente constante y creciente de divisas, dinero que, entre otras cosas, evitó que el desastre económico del año pasado golpeara con más fuerza en ciertas regiones del país.

La relevancia de Pemex y la CFE es innegable en una economía como la nuestra, pero la de los migrantes es imposible de ignorar; en igualdad de circunstancias, mientras que los migrantes se van de su país a padecer, pero a cambio de eso mandan miles de millones de dólares para la manutención de los suyos en México; en Pemex y la CFE no se le encuentra la “cuadratura al círculo”, y dadas sus condiciones se han convertido en un barril sin fondo.

Pemex por ejemplo estaba destinada a ser la palanca del desarrollo nacional al inicio de la presente administración, hoy el objetivo quedó en el olvido porque es muy claro que eso será poco menos que imposible.

Pemex, CFE y migrantes, nada que ver, pero claros ejemplos de las enormes contradicciones que caracterizan a la economía mexicana.

FUENTE: Alto Nivel

Leave a Reply